jueves, 23 de septiembre de 2010

+Inconcluso+

Confieso que me unté un poco de este mundo y del otro tan sólo para tocarte. Confieso que me perdí en muchas cosas que jamás pensé perderme, entre ellas tus ojos, entre ellas tus labios, tus manos y el olor de tu pelo, el sabor de tus labios.
Me enamoré de los sueños que me ofreciste, me volví débil y vulnerable, me deje llevar por tus manos, me dejé llevar por tus dedos, por lo que mis poros exhalaban al amanecer al lado de unas cuantas copas y un poco de embriaguez.
Me dejé seducir por cada trago de tu amor y por cada bocanada de humo donde la nicotina comenzó a saberme a ti.
Me supiste dulce como amargo, me envolviste y desenvolviste a tu antojo, y realmente no me molesta, jamás me molestó. Muchos me criticaron, otros cuantos me juzgaron, pero ya bien debes saber que nunca me importó lo que dijeran y pensaran desde hace varios meses.
Me unté tanto de todo esto que me terminó gustando, me gustó tanto que ahora me cuesta trabajo dejarlo, me unté tanto que ahora busco en cualquier lugar eso que sólo contigo pude encontrar.
Te vas, me voy, vuelvo y vuelves conmigo, estamos sin estar, nos amamos cada una a nuestra manera, nos vamos de nuevo, volvemos y así, no sé, no tiene nombre, no tiene explicación pero no la busco porque sólo tú y yo entendemos aquellas miradas, aquellas canciones, aquellos sueños que por accidente se encuentran en el aire y se esfuman tan efímeros como esto que aquí se halla.
Tu mirada dice mil cosas, tus palabras callan lo que tu mirada dice. Tus sueños en un horizonte lejano, mis ojos bien puestos en tus pupilas, tu olor impregnado en mi esencia, tus manos sobre las mías, mis manos sobre las tuyas.
(...)

2 comentarios:

Álvaro Nausea dijo...

¿Duele el amor ee? en realidad, como me dijo una compañera bloggera, el amor mata.

Por cierto, tengo una amiga en Colombia, vive en Pereira, así que seguro ni sabrás quién es. ¿A qué viene esto? a nada, pero se me la olla bastante (es lo que tiene estar medio colgado).
Saludos, siento aburrirte jajajaajaj

Förster Agatha dijo...

Sí que duele, bastante. Totalmente de acuerdo, mata muchas cosas a medida que pasa el tiempo; mata lentamente.

Jaja bueno, la verdad es poco probable que nos conozcamos, pero quizás si ¿quién quita?
Jajaja no está de más un par de sonrisas, no me aburres para nada :)

Saludos para ti también ;)
Una vez más, gracias por pasarte por acá.