domingo, 3 de enero de 2010

+Propósitos surrealistas+

¿Y qué de las palabras muertas? ¿Qué del sinónimo de los augurios sin sentido? Evocando palabras sin cimientos, sin ternura, sino por simple distracción. Desencadenando catástrofes que despejan momentos inolvidables. Tantos deseos al final, tantas metas por cumplir y al final nada es verdaderamente real o existente.
Parafraseando vidas de víctimas que ni siquiera son conscientes de su existencia mientras tomamos un café, o dos; depende del estado anímico de cada uno de los débiles participantes. Qué mentes tan inescrupulosas, tan delirantes y tan poco tangibles. ¿Qué son acaso? ¿Qué esperan de nosotros?
Sí, esas, a esas me refería, a aquellas inescrutables, a aquellas incognoscibles que se derraman de diversas maneras al llegar a una vida llena de simples augurios, a una vida dependiente de todas las fábulas creadas por bocas babeantes de deseo, de ardor, que se desatan, que crecen, se fortalecen y comienzan a vengarse inminentemente sin importar cuantos cuerpos deben lapidar tan sólo por sus egoístas deseos de poder, de estropicio.
Se habló alguna vez de llaneza, lo cual ya no existe, lo cual se olvidó, lo cual se dejó atrás con el pasado que se quiso borrar, pero que ciertamente jamás se ha ido de aquél lugar, y que ha sido revestido por las nuevas emociones más vivas que las anteriores, aquellas ígneas emociones derivadas de algo tan simple como lo es el tiempo, quien hace que éstas se sientan cada día un poco menos abrasadoras.
Efímeros momentos humanizados que se convierten en algo más que humano pero que es indescifrable. Tantos deseos de seguir actuando y tan pocas razones para hacerlo. Me resulta ridículo y hasta agraviante tanta fachada.
Podrían decir que soy vesánica y es lo que menos me importa, porque si de sensatez se tratase no podría nombrar muchos seres sensatos que fuesen absolutamente lúcidos. Todos esperan una luz, un motivo de inspiración, y si puedo hacer de la insana momentánea algo de inspiración, no dudaré en ser déspota y sacar todos aquellos pensamientos mortificados. No lo dudaré, seguro que no será así.
Pensamientos innatos, ridiculeces sin sentido, fragmentaciones o simples raciocinios robados; pueden tomarlos como deseen, o si quieren aludirles de otra manera, son absolutamente libres de hacerlo, pues esto es un blog y yo soy escritora y usted un lector que me lee por algún motivo inenarrable.
No busco una correlación entre usted y yo, simplemente busco esculpir un esquema mental del cual no estoy segura ser la dueña absoluta, pero que si bien claro está, ha venido formándose año tras año con el transcurrir del tiempo y de las experiencias.
Debo admitir un cierto desasosiego hacia mis ideas compartidas, pero bueno, ¿qué puedo hacer? es mi inspiración, son mis palabras y en algún lugar debo verterlas, así que con recelo lo vierto aquí, lo comparto y les doy la liberad de leerlo a cada una de las personas que deseen hacerlo, y más aún, se le da la libertad de opinar a las personas sobre lo que leen, sin resentimientos o algún tipo de condición específica.
Son libres, y como seres libres (en un concepto de libertad limitado) son libres de exponer sus ideas, pensamientos y demás, y por ende, de exponer sus criterios y sus opiniones personales hacia mis palabras, pensamientos y deseos. Y aunque como seres libres, se les permite realizar lo anterior, no obstante, debo decir que aunque todas las opiniones son válidas, no todas son de mi total interés. No entienda por esto que no leo todo aquello que comenta y que dice, pues soy un cuaderno abierto donde puede escribir cada cosa que desee, sólo aclaro que varias letras se quedan con tina indeleble y muchas otras con mina de lápiz. ¿Negará usted acaso que también lo hace?
Bienvenido al ingrato enero lleno de propósitos tanto coherentes como ridículos e hipnotizadores. ¿Será usted uno más de aquellos que se esfuerza por demostrarle a los demás qué son todas esas cosas que cumplirá en un año más que comienza? Como si éste no fuera igual a los otros...

2 comentarios:

BlanKo dijo...

Lo terriblemente débiles y sin duda frágiles que somos los humanos.
Gracias por tu comentario querida mía XD.

Me honra saber que mis escritos te gustan.

Un beso y los más gratos recuerdos.

LIGIA YINED PALACIO dijo...

Son sólo palabras y deseos que se anhelan se hagan realidad...así como se hicieron alguno o todos de los años anteriores.